Proyecto 1619: Educadores progresistas opuestos a legislación reaccionaria

first_imgPor Andy Terhune Los legisladores de derecha de 15 estados están aprobando una legislación que obligará a los profesores de las escuelas públicas a enseñar una narrativa nacionalista de la historia, que ignora la historia genocida, racista, sexista, antiinmigrante y opresiva de Estados Unidos. La legislación específica difiere entre los 15 estados, pero todos comparten el objetivo de prohibir la aplicación de la “teoría racial crítica” en la enseñanza de estudios sociales.Para Proyecto 1619, Día de Acción, 12 de junio, vaya a zinnedproject.org.Esto significa que los profesores de Arizona, Arkansas, Idaho, Iowa, Luisiana, Mississippi, Missouri, Nuevo Hampshire, Carolina del Norte, Oklahoma, Rhode Island, Tennessee, Texas, Utah y Virginia Occidental no podrán -y en algunos casos serán multados- enseñar sobre el papel del racismo en la conformación del sistema legal y en la creación de disparidades económicas y diferencias de rendimiento. Y no podrán explicar cómo las desigualdades que aún existen hoy en día tienen su origen en un pasado de supremacía blanca.Los racistas se oponen al Proyecto 1619Uno de los recursos curriculares a los que se oponen los legisladores conservadores es el Proyecto 1619. Su introducción dice: “El Proyecto 1619 es una iniciativa en curso por la revista The New York Times Magazine que comenzó en agosto de 2019, el 400 aniversario del inicio de la esclavitud estadounidense. Su objetivo es replantear la historia del país colocando las consecuencias de la esclavitud y las contribuciones de los estadounidenses negros en el centro mismo de nuestra narrativa nacional.” (project1619.org)La educación tradicional en Estados Unidos enseña a los estudiantes que el nacimiento del país se produjo en 1776. Esta narrativa ignora su formación como colonia de colonos, basada en el robo de tierras y el genocidio de los pueblos indígenas, y los 157 años de esclavitud que construyeron las colonias antes de 1776. Ignora el papel del trato de los esclavos y el carácter del colonialismo de colonos en la independencia política y económica de Gran Bretaña. Los legisladores republicanos están intentando prohibir el proyecto 1619 y otros muchos recursos didácticos fundamentales como éste, en un intento de prohibir una enseñanza honesta y auténtica de la historia de Estados Unidos.Muchos de estos legisladores no sólo quieren restringir los debates sobre la teoría crítica de la raza, sino que intentan limitar la educación sobre el papel del sexismo, el heterosexismo, la xenofobia y la opresión de clase a lo largo de la historia de Estados Unidos. En Missouri, la legislación propuesta prohibiría a los profesores de las escuelas públicas el uso de cualquier recurso del Proyecto 1619, del programa de estudios Learning for Justice del Southern Poverty Law Center, de Black Lives Matter at School, de Teaching for Change y del Zinn Education Project.Si tienen éxito, los profesores de estos estados se verán obligados a enseñar con libros de texto de historia blanqueados que borran las luchas y contribuciones de los pueblos oprimidos a lo largo de la historia de este país. Idaho, Iowa, Oklahoma y Tennessee han aprobado recientemente leyes que limitan severamente las formas en que los profesores pueden discutir el racismo, el sexismo, la homofobia, la inmigración, el clasismo y otros temas que los legisladores de derecha pretenden suprimir.La enseñanza de la verdadera historia de Estados UnidosOtra colección de recursos didácticos que está en peligro en estos estados es el Proyecto Educativo Zinn, que se creó con la convicción de que “a través de una mirada más atractiva y más honesta al pasado, podemos ayudar a equipar a los estudiantes -y a todos nosotros- con las herramientas analíticas para dar sentido y mejorar el mundo actual”.  Su sitio web contiene una gran cantidad de planes de lecciones y artículos descargables gratuitamente, que “hacen hincapié en el papel de los trabajadores, las mujeres, la gente de color y los movimientos sociales organizados en la configuración de la historia”. (zinnedproject.org)En respuesta a los legisladores que trabajan para prohibir sus recursos educativos, el Proyecto Educativo Zinn lanzó un compromiso para que los educadores lo firmen, diciendo que, se apruebe o no la legislación reaccionaria, se niegan a mentir a los estudiantes y seguirán enseñándoles la verdad sobre la historia de Estados Unidos.El compromiso dice: “Los educadores abajo firmantes no nos dejaremos intimidar. Continuaremos con nuestro compromiso de desarrollar un pensamiento crítico que ayude a los estudiantes a comprender mejor los problemas de nuestra sociedad y a desarrollar soluciones colectivas para esos problemas. Estamos a favor de decir la verdad y de elevar el poder de la organización y la solidaridad que nos hacen avanzar hacia una sociedad más justa”.Además, el Zinn Education Project y Black Lives Matter at School están intentando concienciar al público sobre el daño que causará la legislación propuesta, promoviendo encuentros en todo el país organizados por Rethinking Schools y Teaching for Change.Estos eventos tendrán lugar el 12 de junio en lugares que “simbolizan o reflejan la historia que los profesores tendrían que mentir u omitir si estos proyectos de ley se convierten en ley”. La concienciación pública sobre este tema es actualmente escasa, por lo que se anima a los interesados a elegir un lugar significativo y organizar una concentración, junto con miembros de la comunidad y sindicatos locales.Leyes como las aprobadas en Idaho, Iowa, Oklahoma y Tennessee obligan, por comisión u omisión, a enseñar a los alumnos una visión reaccionaria de la historia, llena de falsedades e ideas retrógradas. Todos los estudiantes merecen una educación responsable basada en la verdad y el respeto a la humanidad.Incluso los acontecimientos históricos más espantosos, repulsivos y controvertidos pueden ser analizados por los jóvenes, si se hace con un uso responsable del diálogo, la reflexión y la comunicación. Los educadores, que se dedican a enseñar la historia de Estados Unidos de forma auténtica sobre el papel que todas las formas de fanatismo y opresión han tenido en el desarrollo del país, piden a quienes están de acuerdo con ellos que se solidaricen con los profesores a los que se les niega el derecho a enseñar la verdad a sus alumnos.A la ganadora del premio Pulitzer, Nikole Hannah-Jones, le fue negada recientemente la titularidad por el Consejo de Administración de la Universidad de Carolina del Norte. Los miembros conservadores del consejo se opusieron al Proyecto 1619, que ella supervisaba. En él se expone la verdad sobre la historia de la esclavitud en Estados Unidos. FacebookTwitterWhatsAppEmailPrintMoreShare thisFacebookTwitterWhatsAppEmailPrintMoreShare thislast_img

first_imgPor Andy Terhune Los legisladores de derecha de 15 estados están aprobando una legislación que obligará a los profesores de las escuelas públicas a enseñar una narrativa nacionalista de la historia, que ignora la historia genocida, racista, sexista, antiinmigrante y opresiva de Estados Unidos. La legislación específica difiere entre los 15 estados, pero todos comparten el objetivo de prohibir la aplicación de la “teoría racial crítica” en la enseñanza de estudios sociales.Para Proyecto 1619, Día de Acción, 12 de junio, vaya a zinnedproject.org.Esto significa que los profesores de Arizona, Arkansas, Idaho, Iowa, Luisiana, Mississippi, Missouri, Nuevo Hampshire, Carolina del Norte, Oklahoma, Rhode Island, Tennessee, Texas, Utah y Virginia Occidental no podrán -y en algunos casos serán multados- enseñar sobre el papel del racismo en la conformación del sistema legal y en la creación de disparidades económicas y diferencias de rendimiento. Y no podrán explicar cómo las desigualdades que aún existen hoy en día tienen su origen en un pasado de supremacía blanca.Los racistas se oponen al Proyecto 1619Uno de los recursos curriculares a los que se oponen los legisladores conservadores es el Proyecto 1619. Su introducción dice: “El Proyecto 1619 es una iniciativa en curso por la revista The New York Times Magazine que comenzó en agosto de 2019, el 400 aniversario del inicio de la esclavitud estadounidense. Su objetivo es replantear la historia del país colocando las consecuencias de la esclavitud y las contribuciones de los estadounidenses negros en el centro mismo de nuestra narrativa nacional.” (project1619.org)La educación tradicional en Estados Unidos enseña a los estudiantes que el nacimiento del país se produjo en 1776. Esta narrativa ignora su formación como colonia de colonos, basada en el robo de tierras y el genocidio de los pueblos indígenas, y los 157 años de esclavitud que construyeron las colonias antes de 1776. Ignora el papel del trato de los esclavos y el carácter del colonialismo de colonos en la independencia política y económica de Gran Bretaña. Los legisladores republicanos están intentando prohibir el proyecto 1619 y otros muchos recursos didácticos fundamentales como éste, en un intento de prohibir una enseñanza honesta y auténtica de la historia de Estados Unidos.Muchos de estos legisladores no sólo quieren restringir los debates sobre la teoría crítica de la raza, sino que intentan limitar la educación sobre el papel del sexismo, el heterosexismo, la xenofobia y la opresión de clase a lo largo de la historia de Estados Unidos. En Missouri, la legislación propuesta prohibiría a los profesores de las escuelas públicas el uso de cualquier recurso del Proyecto 1619, del programa de estudios Learning for Justice del Southern Poverty Law Center, de Black Lives Matter at School, de Teaching for Change y del Zinn Education Project.Si tienen éxito, los profesores de estos estados se verán obligados a enseñar con libros de texto de historia blanqueados que borran las luchas y contribuciones de los pueblos oprimidos a lo largo de la historia de este país. Idaho, Iowa, Oklahoma y Tennessee han aprobado recientemente leyes que limitan severamente las formas en que los profesores pueden discutir el racismo, el sexismo, la homofobia, la inmigración, el clasismo y otros temas que los legisladores de derecha pretenden suprimir.La enseñanza de la verdadera historia de Estados UnidosOtra colección de recursos didácticos que está en peligro en estos estados es el Proyecto Educativo Zinn, que se creó con la convicción de que “a través de una mirada más atractiva y más honesta al pasado, podemos ayudar a equipar a los estudiantes -y a todos nosotros- con las herramientas analíticas para dar sentido y mejorar el mundo actual”.  Su sitio web contiene una gran cantidad de planes de lecciones y artículos descargables gratuitamente, que “hacen hincapié en el papel de los trabajadores, las mujeres, la gente de color y los movimientos sociales organizados en la configuración de la historia”. (zinnedproject.org)En respuesta a los legisladores que trabajan para prohibir sus recursos educativos, el Proyecto Educativo Zinn lanzó un compromiso para que los educadores lo firmen, diciendo que, se apruebe o no la legislación reaccionaria, se niegan a mentir a los estudiantes y seguirán enseñándoles la verdad sobre la historia de Estados Unidos.El compromiso dice: “Los educadores abajo firmantes no nos dejaremos intimidar. Continuaremos con nuestro compromiso de desarrollar un pensamiento crítico que ayude a los estudiantes a comprender mejor los problemas de nuestra sociedad y a desarrollar soluciones colectivas para esos problemas. Estamos a favor de decir la verdad y de elevar el poder de la organización y la solidaridad que nos hacen avanzar hacia una sociedad más justa”.Además, el Zinn Education Project y Black Lives Matter at School están intentando concienciar al público sobre el daño que causará la legislación propuesta, promoviendo encuentros en todo el país organizados por Rethinking Schools y Teaching for Change.Estos eventos tendrán lugar el 12 de junio en lugares que “simbolizan o reflejan la historia que los profesores tendrían que mentir u omitir si estos proyectos de ley se convierten en ley”. La concienciación pública sobre este tema es actualmente escasa, por lo que se anima a los interesados a elegir un lugar significativo y organizar una concentración, junto con miembros de la comunidad y sindicatos locales.Leyes como las aprobadas en Idaho, Iowa, Oklahoma y Tennessee obligan, por comisión u omisión, a enseñar a los alumnos una visión reaccionaria de la historia, llena de falsedades e ideas retrógradas. Todos los estudiantes merecen una educación responsable basada en la verdad y el respeto a la humanidad.Incluso los acontecimientos históricos más espantosos, repulsivos y controvertidos pueden ser analizados por los jóvenes, si se hace con un uso responsable del diálogo, la reflexión y la comunicación. Los educadores, que se dedican a enseñar la historia de Estados Unidos de forma auténtica sobre el papel que todas las formas de fanatismo y opresión han tenido en el desarrollo del país, piden a quienes están de acuerdo con ellos que se solidaricen con los profesores a los que se les niega el derecho a enseñar la verdad a sus alumnos.A la ganadora del premio Pulitzer, Nikole Hannah-Jones, le fue negada recientemente la titularidad por el Consejo de Administración de la Universidad de Carolina del Norte. Los miembros conservadores del consejo se opusieron al Proyecto 1619, que ella supervisaba. En él se expone la verdad sobre la historia de la esclavitud en Estados Unidos. FacebookTwitterWhatsAppEmailPrintMoreShare thisFacebookTwitterWhatsAppEmailPrintMoreShare thislast_img

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *